Teresita Rodrigo

Palacio de Gobierno es cliente de Enel Perú y Teresita Rodrigo es la responsable de que cuente con un servicio de primera. En realidad, ella es el rostro de nuestra empresa ante una serie de clientes de esa talla.

“Mi labor consiste en atender y coordinar las consultas, requerimientos y reclamos de mis clientes. Tengo una cartera muy sensible: Palacio de Gobierno, el Congreso de la República, la Municipalidad de Lima y las de los distritos que pertenecen a nuestra área de concesión, y también los gobiernos regionales. Son clientes exigentes, cuyos requerimientos son casi siempre ‘para ayer’. ¡Hay mucha adrenalina!”, confiesa con alegría, pues es consciente de que -al final del día- ha satisfecho sus necesidades y cubierto sus expectativas.

Teresita se inició como ejecutiva en nuestro Centro de Servicios a clientes residenciales en Comas. Desde hace poco más de una década pertenece a la subgerencia de Grandes Clientes, donde se desempeña como ejecutiva de Clientes Empresariales e Institucionales.

Palacio de Gobierno, por ejemplo, no puede quedarse sin energía eléctrica. Por eso Enel ha instalado allí un sistema de transferencia automática. Así, en caso se vaya la energía de un alimentador, de inmediato otro entra en acción.

Contar con clientes así de sensibles para el país representa una enorme responsabilidad y un honor, sostiene Teresita. “En consecuencia, estoy comprometida en dar solución a sus problemas y requerimientos. Es muy importante estrechar lazos de confianza a fin de conocer bien sus necesidades”. Las llamadas de agradecimiento que constantemente recibe de estos, son su mejor pago.

“Una se siente contenta, pues el beneficio no es solo para el cliente, sino para los vecinos de la zona. Hecho que me complace doblemente, porque yo también soy usuaria del servicio de Enel”.

Madre de dos jovencitas, ellas conocen bien en qué consiste su labor y, Teresita, a su vez, sabe que es el referente de ambas por partida doble: como mujer y como profesional. “Soy el espejo en el que se ven”, afirma con orgullo.

COMENTA