Siempre es tú día (aunque no lo recuerdes)

Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, ¿lo sabías? Seguro que sí, pero se te pasó porque estabas ocupada terminando el trabajo pendiente mientras los niños duermen, o estabas pensando cómo administrar los gastos caseros a fin de que quede un adicional para algún imprevisto (siempre los hay), o quizás estabas escuchando a una amiga y sosteniendo su mano mientras lloraba narrando sus frustraciones.

Posiblemente estabas cuidando a tus padres ya mayores, verificando si tomaron su medicina o ayudando a un miembro de tu familia a resolver un problema. Tal vez estabas corriendo del trabajo para ver un tema de tus hijos y ni te diste cuenta de que no almorzaste por salir más temprano de la oficina. Seguro estás resfriada o con algún dolor muscular que disimulas para mantener tu productividad en la chamba y también en la casa, donde siempre tienes que estar fuerte y atenta para los tuyos.

Tal vez estabas preocupada por las exigencias sociales, pues no basta con ser buena, sino la mejor; y si ya lo eres a nivel académico y profesional, eso no importa mucho, ya que la pregunta recurrente será: ¿Cuándo te casas?; y si ya estás casada: ¿Cuándo el bebé?; y si ya lo hay: ¿Cuándo el hermanito? Y a todo esto –cómo no- no se le puede quitar el continúo arreglo personal y el comportarse como “señorita”.

Porque si no estás en preocupaciones o actividades externas, estás quizás atravesando una separación o callas y disimulas tu tristeza, que vas acumulando y cargando día a día, lo mismo que el enojo, frustraciones y miedo, las culpas y el sentimiento de abandono. Y encima tienes que añadir energía extra y estar atenta, ya que además eres vulnerable a agresiones físicas, psicológicas y sexuales. Es decir, estás en modo de alerta 24/7. Y así, continuar luchando día a día.

Pues hoy y todos los días son TÚ día, no lo olvides. Hazlos tuyos: elige, ama, vive. Expresa el NO sin culpas y el SÍ responsablemente. Descansa, equivócate, aprende, disfruta, ríe y llora con las mismas ganas. Conócete y quiérete, porque el trato que te brindes a ti misma, es el principal.

Judith Sandoval Alvarado

“Pareja saludable no es la que no tiene problemas”, esta es la premisa de esta psicóloga clínica especialista en terapia de adultos y parejas. También directora del Instituto Peruano de Psicoterapia Gestalt, brinda talleres en el Perú y en el extranjero.

COMENTA