Rocío Chicoma

La pequeña Xiomara aún no siente la fascinación por los números que desde siempre ha envuelto a mamá. “¡Eso es lo más feo y aburrido que puede haber!”, le dice, y Rocío Chicoma, quien tiene a su cargo el control presupuestal de Market, sonríe.

Consciente de que de ella depende la distribución de gastos e inversiones que irán a generar eficiencias en Enel Perú, lo toma con calma y sonríe aún más al recordar cómo se rasca la cabeza su princesa cuando le cuenta a qué dedica aquí su día a día. “¡Es muy difícil!”, reacciona. “Yo creo que –poco a poco- sí le va a llegar a gustar”, sostiene la contadora que llegó a esta empresa como practicante 17 años atrás y hoy es analista de gestión comercial del área de Planificación y Gestión Comercial.

“Tengo a mi cargo la elaboración del avance presupuestal y el control de la gestión de los presupuestos de toda la gerencia de Market. Veo cómo cada una de las subgerencias va avanzando presupuestalmente sus partidas y controlo que no se vayan a pasar de las metas establecidas”.

¿Su objetivo? “Demostrar que estamos en capacidad de controlar nuestros gastos y que haya mejoras, a fin de llegar a cada una de las metas que nos han encomendado”.

Para ello, en ocasiones Rocío debe tomar decisiones que a más de un colega no le va a gustar. “A veces debo hacer recortes presupuestales. Recibo una orden de gerencia y entonces veo quiénes no han ido ejecutando según la planificación presupuestal, y eso (ese monto) va a lo que se me está solicitando: al área de planificación”. Es por eso que hay quienes que, con humor y afecto, la llaman “Manitos de Tijeras”.

A ella le satisface que su labor la mantenga en contacto con el cliente interno. Estar a su servicio es otro de sus objetivos, señala; también lo es conseguir que la pequeña Xiomara se llegue a enamorar de los números.

COMENTA