¡No quiero hacer deporte!

La actividad física es necesaria y prácticamente obligatoria para mantener la salud de nuestro cuerpo y mente. Nos ayuda a rendir mejor en el trabajo, en las tareas académicas y mejora nuestra memoria, ánimo y relaciones personales.

Me visitó Flora y me habló de sus dos hijas. Suri, la mayor, siempre ha sido emprendedora y activa, practica vóley todos los días. Su melliza, Catty, es todo lo contrario. Según Flora, más que niña parece una anciana, ¡se pasa todo el día tirada en la cama leyendo o viendo TV!

Hace poco habían tenido una de sus clásicas peleas, siempre por lo mismo. Le exigió que haga deporte. “¡Muévete un poco!”. A diferencia de antes, esta vez la respuesta de Catty fue bastante agresiva: “¡Ya me tienes harta! No me gusta el vóley, ¡no me gusta el básquet! ¿No entiendes que no quiero? ¡Déjame en paz!”. Acto seguido, se encerró en su cuarto a llorar.

Flora reconoció que de chica tampoco le gustaba practicar deporte alguno. Se sentía culpable. Lo único que quería, era que su hija sea activa; como su melliza.

Volvió con Catty a consejería familiar y, conversando con ella, salió a la luz que le gusta el baile. ¿Había que probar con eso? Su mamá seguía creyendo que tenía talento para los deportes, además de una estatura y peso ideales. No aceptaba que su hija los fuese a desperdiciar.

Tras ver los pros y contras, Flora entendió que no es lo mismo tener talento que sentir pasión por algo, que no basta con tener las condiciones físicas, que a su hija la práctica de un deporte no la motiva. Probaron con el baile y ahora les va de maravillas (dice que la tiene loca porque para practicando en casa).

Incentivemos en nuestros hijos la actividad física, pero entendiendo que el deporte no le gusta a todos, y no necesariamente por el deporte en sí, sino por el hecho de competir con otros. Identifiquemos qué les gusta y seamos positivos, ¡estimulémoslos! Toda obligación genera rechazo.

Lucero Calderón

Educadora especializada en armonizar a niños y adolescentes que suelen sacarle canas verdes a sus profesores, dirige el centro psicopedagógico Tangram. Es además la consultora familiar del programa “Bien por Casa”, que transmite TV Perú.

COMENTA