dieta segura

¡Mi dieta es un problema!

¿Hablas de dietas con frecuencia? ¿Te preocupa mucho cómo te ves? ¿Vives a dieta? Si tu respuesta es sí, es mejor prestar atención y evaluar si es la dieta o el peso tu prioridad. Pero, sobre todo, si esa preocupación ocupa buena parte de tu pensamiento, pues esa es una de las características de las personas con trastornos en la alimentación.

Hacer dieta -incluso si esta parece ser sana- se convierte en un problema cuando uno está dispuesto a hacer lo que sea por un cuerpo perfecto.

Seguir una dieta por un tema estético está bien, pero esa no puede ser la prioridad. La sociedad y la necesidad de formar una identidad o sentirse aceptado empujan a la gente joven a exponerse a dietas extremas e insostenibles que terminan siendo frustrantes y perjudiciales para la salud.

Pueden llegar a afectar el crecimiento, la capacidad reproductiva, el metabolismo y la conducta; y si la persona es vulnerable, puede desarrollar anorexia o bulimia.

Estos son los signos de alarma cuando hay problemas con la dieta:

– La persona come a solas.

– Rechaza alimentos, en especial los que cree que engordan.

– Tarda mucho en comer o come demasiado rápido.

– Va al baño de inmediato, ni bien termina de comer.

– Su carácter es cambiante.

– Se aísla.

– Presenta cambios en su rendimiento académico.

– Se mira constantemente al espejo.

– Suele tomarse muchos selfies.

El estilo de alimentación puede ser una elección, pero mientras la persona está bajo el cuidado de los padres, son estos quienes tienen la responsabilidad y los que contribuyen a formar un criterio sano para la elección de los alimentos.

Es muy importante entender que las dietas sirven al cuerpo y no a la inversa; y que para adoptar una dieta que sirva al cuerpo, es decir que lo nutra y lo cuide, es conveniente recibir la orientación del profesional en nutrición.

 

¿Tienes un tema o un caso que te gustaría que tratemos en nuestra próxima columna? Escríbenos a contigo@enel.com

Sara Abu Sabbah

Graduada en Negocios Internacionales, fue ama de casa hasta que decidió hacer una segunda carrera –Nutrición- porque creyó que le sería útil para formar a sus hijos. No imaginó que ello la llevaría a la conducción del sintonizado programa “Siempre en Casa”, de RPP.

COMENTA