Lomo Saltado “La Nacional”

Ingredientes (para una persona)

– 360 g de lomo fino en trozos.

– 160 g de cebolla roja en gajos.

– 80 g de tomate sin piel ni semillas.

– 40 g de ají amarillo en juliana.

– 20 g de culantro picado.

– 500 mL de salsa de lomo saltado (receta de “La Nacional”).

– 170 g de papas tumbay sancochadas con piel.

– Sal al gusto.

Preparación

El secreto del lomo saltado de este restaurante está en su salsa. Se trata de un fondo de carne que preparan en su planta de producción al que añaden huesos y verduras y que hacen hervir con cebollas, ají amarillo, tomate, culantro y chicha de jora. La preparación del saltado es la usual: sellan la carne en el wok con sal y pimienta, echan las verduras, el ají amarillo y las cebollas y dejan cocinar. Luego le bajan el fuego para verter la salsa especial y el culantro. Lo sirven con arroz con choclo y papas fritas.

La Nacional
Megaplaza. Av. Alfredo Mendiola 3698, tienda L 324. Independencia. Teléfono: 492-9205.
La cocina de la moderna sede de La Nacional del Megaplaza está a cargo del chef Diego Mejía, quien llegó de Huaraz a los 8 años y empezó lavando platos en el restaurante de un amigo de su familia. Camila, su abuela, aún hoy es reconocida por el cuy frito que, pese a sus 89 años, no piensa dejar de preparar. Ella es su ejemplo. Por eso, pese a que su sueño era estudiar Sistemas, escuchó el consejo de su jefe, quien le ofreció pagarle la carrera de Gastronomía. Para entonces, de lavaplatos había pasado a ayudante de cocina y, de ahí, a cocinero. Con trabajo, Diego se ganó su confianza, y lo mismo pasó en el instituto, donde estando en segundo ciclo un profesor le pasó el dato de que en el Hospital Almenara necesitaban jefe de cocina. Laboró con una nutricionista, se graduó y se fue al Sheraton, comenzaba a hacerse de un lugar en la cocina del Punta Sal cuando una lesión en la columna lo tumbó. Regresó a su instituto como profesor, el Senati también quiso contar con sus servicios. Ese iba a ser su destino, creyó, cuando supo que Luna Camila estaba en camino. Ser padre provocó que replantee su vida laboral. Lo suyo es la cocina, decidió. Diego tenía 25 años cuando empezó de cero y en restaurantes del montón. “¡Qué haces aquí!”, le dijo un ex compañero que fungía de gerente de Alimentos y Bebidas. Requería una oportunidad. Se la dieron y, al cuarto mes, ya era jefe de cocina. Fue entonces cuando una exalumna lo llamó, necesitaba nombres para un nuevo restaurante: La Nacional. Conoció a Miguel Hernández, el dueño; hicieron click. Además de destreza, Diego contaba con los conocimientos que por años había impartido como profesor. El 2013 iniciaron la aventura, hoy son cuatro locales y cerrarán este 2017 con un par más. Camila, su abuela de 89 abriles, vive orgullosa de él.
¿Conoces un local que nos quieras recomendar para el próximo Pa´reponer Energía? Escríbenos a contigo@enel.com

COMENTA