La nutrición de la mujer

Las mujeres, según la Organización Mundial de la Salud, vivimos en promedio cuatro años más que los hombres y asumimos un rol fundamental para la humanidad: gestamos vida en nuestro vientre. Vida, que además del milagro que en sí misma representa, requiere de insumos para crearse y desarrollarse. Es decir, nutrientes que tomamos de los alimentos que nos da la naturaleza.

A mayor variedad de alimentos en nuestra dieta mayores serán las posibilidades de darle a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita.

Eso sí, en cada etapa de nuestras vidas debemos buscar determinados alimentos:

La mujer adolescente y en edad reproductiva debe asegurar suficiente hierro, calcio y ácido fólico. Por eso debe consumir -al menos cada 10 días- sangrecita, bazo o hígado en la preparación que guste. El calcio es fundamental para desarrollar densidad ósea y no descalcificarse, lo puedes ingerir con 2 porciones de lácteos al día, también a través de pescados pequeños cuyos huesos puedas masticar. El ácido fólico es un nutriente importante, está presente en el hígado, palta, acelga, espinaca y brócoli.

Durante la gestación la dieta es clave. Además de lo recomendado en la edad reproductiva hay que darle énfasis al consumo de pescado graso y mariscos, pues aportan omega 3, útil para formar el cerebro y la vista del feto.

Cuando llega la menopausia hay que incrementar el cuidado de las reservas de calcio y no descuidar la ingesta de vitamina D. La encuentras en la yema de huevo, lácteos y pescado. También tendemos a acumular grasa en las caderas y abdomen, por eso hay que aumentar la ingesta de verduras en ensaladas, bajar el consumo de grasa en las carnes, reducir la cantidad de harinas y practicar ejercicio físico.

El alimento es el sustento de nuestra vida, tenlo siempre en cuenta… y procura que cada elección sea en función a la vida y no a la enfermedad.

 

¿Tienes un tema o un caso que te gustaría que tratemos en nuestra próxima columna? Escríbenos a contigo@enel.com

Sara Abu Sabbah

Graduada en Negocios Internacionales, fue ama de casa hasta que decidió hacer una segunda carrera –Nutrición- porque creyó que le sería útil para formar a sus hijos. No imaginó que ello la llevaría a la conducción del sintonizado programa “Siempre en Casa”, de RPP.

COMENTA