La Ballena Azul, un juego de terror

En las últimas semanas, una de las principales preocupaciones en nuestra escuela de padres ha sido el peligrosísimo y muy mediatizado juego de “la ballena azul”.

Espantada, una de las madres le compartió al grupo que le había prohibido a su hija de 14 años que entre a las redes sociales al menos hasta que ese juego haya sido controlado. Edu, su hijo mayor, de 21 años, le ha dicho que está loca, que por qué le hace eso a su hermana si hace mucho que hay juegos parecidos en la red y que solo los chicos con algún problema o trastorno son carnada fácil. Ellos, le dijo, saben diferenciar lo bueno de lo malo.

Se inició entonces el debate y colocamos los pros y contra del uso de las redes sociales y de los peligros a los que nuestros hijos están expuestos.

Debo reconocer que fue bastante agotador. Unos, los más extremistas, para evitar la exposición de sus hijos planteaban eliminar el riesgo: prohibirles el acceso a Internet. Para otros, era una exageración y planteaban dejarlos ser.

Finalmente, ¿qué fue lo que acordamos? Que los extremos siempre son malos, quitarles o dejarles total libertad no es la opción. Lo apropiado es tener en cuenta un uso moderado y controlado del acceso a redes, según la edad y características de nuestros hijos.

Aprendimos que los chicos con mayor riesgo, a nivel real y virtual, son los que pasan solos mucho tiempo, los que no tienen muchos amigos o presentan dificultades para relacionarse con los demás. De más está decir que los más vulnerables son aquellos que tienen un trastorno psiquiátrico, emocional o conductual.

Ojo: Dejar a nuestros hijos solos frente a la TV o Internet es como dejar la puerta abierta de la casa para que cualquier extraño ingrese. Hagamos todo lo posible para que practiquen algún deporte, realicen talleres en grupo y jueguen con otros. También hay que tener presente que sobreprotegerlos no hará de ellos chicos menos vulnerables. Por el contrario, podría quitarles la oportunidad de aprender a defenderse y elegir con claridad.

Abramos puertas de comunicación con ellos, es nuestra mejor herramienta para criarlos con mayor seguridad.

 

 

¿Tienes un tema o un caso que te gustaría que tratemos en nuestra próxima columna? Escríbenos a contigo@enel.com

Lucero Calderón

Educadora especializada en armonizar a niños y adolescentes que suelen sacarle canas verdes a sus profesores, dirige el centro psicopedagógico Tangram. Es además la consultora familiar del programa “Bien por Casa”, que transmite TV Perú.

COMENTA