¿Cómo hidratarte cuando falta el agua?

La falta de agua nos recuerda que sin ella no podemos vivir y que, cuando hay escasez, nuestra vida cambia drásticamente. Por eso, aprendamos a racionalizar su uso y hacer más eficiente su consumo.

¿Cómo? Al hacer las compras, probemos con nuevos alimentos. Muchas amas de casa optan por comprar menos y más caro en lugar de buscar sustitutos (ocurrió recientemente con el limón, cuando sus alternativas en nutrición y sabor son la naranja, la mandarina o el maracuyá).

Sigan estos consejos:

  1. Como necesitamos de 6 a 8 vasos de líquido al día (de preferencia agua), aprovechemos el agua de cocimiento de algunos alimentos. Reservémosla para hidratarnos, pues habiendo sido hervida es segura y contiene los micronutrientes del alimento. Ejemplo: el agua de choclo o de papa.
  2. El 25% del líquido que el cuerpo necesita lo toma de alimentos ricos en agua, como las frutas y verduras. Recomiendo estas frutas: sandía, melón y mandarina. Dos porciones grandes de sandía equivalen a un vaso con agua.
  3. Compremos alimentos de estación, estarán a menor precio y tendrán una mayor calidad nutricional. Acostumbremos a nuestras familias a probar alimentos diferentes. Así, ante una escasez o alza de precios, no habrá reclamos.
  4. Si preparamos menestras, prefiramos las que requieren menos agua. Las lentejas y arvejas secas no requieren remojo previo, necesitan menos agua y tiempo de cocción.
  5. Consumamos menos arroz (su cultivo y cocción demandan mucha agua) y optemos por tubérculos. Una forma práctica de cocerlos es colocándolos en el microondas en una bolsa plástica con el agua hasta la mitad y por 5 minutos. Esta es temporada de la papa huamantanga, es como la amarilla, cocina rápido y casi no requiere agua para su cocción.
  6. El agua utilizada para lavar los vegetales y frutas es considerada residual ploma. Es decir, no contaminada y puede ser reutilizada.

Que esta penosa experiencia frente a los desastres nos colme de aprendizajes y mejores hábitos. Cuidemos muestro mundo, cuidemos nuestra vida.

Sara Abu Sabbah

Graduada en Negocios Internacionales, fue ama de casa hasta que decidió hacer una segunda carrera –Nutrición- porque creyó que le sería útil para formar a sus hijos. No imaginó que ello la llevaría a la conducción del sintonizado programa “Siempre en Casa”, de RPP.

COMENTA