Haydée Cerrón, Heroína del Rímac

A unos minutos del Centro de Lima reverdece cada año un paraíso. Ella lo cuida y lo defiende, con un grupo pequeño de vecinos ha creado un circuito ecoturístico que cada vez atrae a más amantes de la naturaleza

No lo vas a creer. En medio de la densa neblina no cabrá en tu cabeza que estás a solo 15 minutos de Palacio de Gobierno, pero es cierto. Lomas de Amancaes es una zona árida en verano, pero de junio a octubre se cubre de verde. Haydée Cerrón lo sabe bien, pues por décadas ha vivido en el asentamiento humano rimense que nació a sus pies, y lleva años luchando contra el avance de invasores de terrenos que están depredando el lugar.

Haydée preside la Asociación Protectores Ambientales de la Flor y la Loma de Amancaes, la integran unos pocos pero decididos vecinos que pese a ser hostilizados no cejan en su misión. Se han ganado el respaldo de ambientalistas -locales y foráneos- y de universitarios con los que han dado forma a un circuito. ¿Quieres recorrerlo? Búscalos en Facebook como “Circuito Ecoturístico de Lomas de Amancaes”. Haydée nació en Chupaca, Junín. Allá era verde todo el año. Aquí, ella lucha para que la ‘civilización’ no gane la pelea.

DNI

Nombre:
Haydée Carmen Cerrón Cárdenas viuda de Llerena.
Edad:
60 años.
Distrito:
Rímac.
Estudios:
Secretariado administrativo en el Instituto Columbo, en el Centro.
Cargo:
Presidenta de la Asociación Protectores Ambientales de la Flor y la Loma de Amancaes.
Misión:
Conservar y preservar Lomas de Amancaes.
Con pico y pala usted y sus vecinas han creado este circuito ecoturístico.

Sí, y también con el apoyo de estudiantes de Biología, de Ingeniería Ambiental, Civil, de las diferentes universidades. ¡Incluso han venido del Cusco! Eso a nosotros nos llena de energía…

¿Por qué cree que lo hacen?

Por amor. Amor a la naturaleza, ¡y porque querían conocer! Porque para ellos (los universitarios cusqueños) Lima es gris, y cuando les hablaron de Lomas de Amancaes, se trataba de algo nuevo, que no conocían.

Usted ha dicho más de una vez que está harta de tanto cemento.

Sí, porque las municipalidades de Lima y del Rímac solo ven escaleras, ven cemento, pero nunca ven esta zona ¡que es área verde natural! Es un patrimonio cultural. ¡Nacional! Tiene historia, tiene cultura, porque antes se celebraba la fiesta de Amancaes.

Y ahora, como asociación van a los colegios para concientizar a los niños respecto a este lugar.

Estamos haciendo sensibilización en colegios como el María Parado de Bellido (Rímac). Con este ya son tres los años que venimos sensibilizando a las secciones. Al final vienen a conocer la loma…

Pero no viene cualquiera, ¿no? Solo los mejores alumnos, venir es un premio.

También los que pueden subir y caminar, porque hay quienes no tienen mucha resistencia. Están los que vienen, ven desde abajo y se quedan ahí.

¿De qué ha servido que vengan los escolares?

Nos sirve para hacer difusión, porque la mayor parte de los hijos de los invasores -que viven en las cumbres- son los que bajan a los colegios. Entonces, como ya hemos probado con los padres y estos no hacen caso a la sensibilización, sus hijos sí se están dando cuenta de que esta es un área reservada, de que no la pueden depredar más.

En la década de 1980 una ONG española invirtió una buena cantidad de dinero en establecer un biohuerto que por años fue muy provechoso para la comunidad.

Para toda la población, porque producía muchas hortalizas y todos nos alimentábamos de eso. Col, lechuga, tomate, maíz, papa, que comprábamos a muy buenos precios.

Se aprovechaba el ecosistema.

Esa área se creó como una zona de amortiguamiento, pero hoy prácticamente la hemos perdido debido a las invasiones. La mayor parte ha sido destruida por los invasores que la usan como cancha de fulbito.

Y porque las autoridades lo han permitido.

Así es. Pero nosotros no vamos a permitir que sigan destruyendo el ecosistema. ¡Están dentro de un área reservada por el Ministerio de Agricultura!

¡Pero ustedes son pocos! Cuatro vecinas y un vecino, nada más.

Somos siete de un total de cuarenta y dos asentamientos humanos los que estamos comprometidos con esta defensa, aunque los vecinos activos somos nosotros cinco. Los demás, por sus trabajos, no pueden venir.

Siete de 42. No la tienen fácil.

No, pues. Se comportan como si fuesen nuestros enemigos. En cada reunión en la que coincidimos, dicen: “¡Quién eligió como presidenta a esa señora!”… Nosotros no recibimos apoyo de la municipalidad.

Más bien han recibido amenazas.

Sí. Todo el equipo las ha recibido. La señorita Juana Ccama incluso ha sido atacada por los invasores. La golpearon, le rompieron la cabeza. Tuvimos que ir a solicitar garantías, felizmente se las han dado.

“Una vecina fue atacada por los invasores. La golpearon, le rompieron la cabeza”

Si es así de bravo, ¿por qué continúan? Nadie les paga por esto. Su labor es ad honorem.

No cobramos ni un sol por esto. Lo hacemos porque realmente nos nace. Sabemos que estamos en peligro, pero continuamos porque debemos seguir protegiendo.

¡Por qué!

¡Porque amamos la naturaleza! Porque amamos el medio ambiente. Esto es nuestro pulmón.

Usted se sumergió totalmente en esta labor a raíz de que enviudó.

Se puede decir que sí. Fue un escape ante tanta pena y tristeza. Quedarme sentada en casa como un vegetal más era propicio para las enfermedades; y hacer estas caminatas ayuda a la salud.

Sí, porque a sus 60 años sube y se desplaza como si nada.

Por eso invito a todas las personas a que conozcan Lomas de Amancaes. ¡Vengan a caminar!

Es un lugar bello y está a solo 15 minutos ¡de Palacio de Gobierno!

Es muy bonito, tiene una amplia diversidad de plantas, hay flora y fauna. ¡Somos únicos! Este es un ecosistema frágil, por eso no podemos permitir que desaparezca solo porque quienes están por lanzarse a la alcaldía van a querer ganarse el voto de los invasores. Se perdería una gran extensión de la loma.

En verano esta zona es árida y, el resto del año, reverdece. Ustedes han hecho gradas y un camino a fin de establecer una ruta ecoturística.

Esta ruta la estableció la administración de la alcaldesa Susana Villarán, lo que hemos hecho nosotros es ceñirnos al plano que nos dejaron.

Una consecuencia de su labor es que han logrado entrar al ranking del concurso Latinoamérica Verde.

Sí, y ahora tenemos que viajar a Ecuador para presentar nuestro proyecto.

No tienen dinero para eso.

No tenemos. No contamos con ningún apoyo. Esperamos conseguir alguno para el pasaje y estadía.

De lo contrario, perderán esa oportunidad.

¡Esa gran oportunidad! Porque seguro que ahí habrá muchos inversionistas que querrán apostar por las Lomas de Amancaes.

Un lugar que pese a su belleza y cercanía, no se conoce.

No se conoce. Lomas de Amancaes ha salido del anonimato gracias al grupo que aquí trabaja, a la difusión que estamos haciendo.

Dígame, ¿y en el verano, cuando todo esto se vuelve árido, ustedes se quedan sin chamba?

No. Siempre subimos, porque si no lo hacemos la gente invade. En verano es cuando los invasores procuran apropiarse de más espacios, y como es cuando más agua falta, nosotros la subimos en botellas, en mochilas… Lo hacemos porque así reforestamos las taras, el guarango…

De nuevo: no tienen por qué hacerlo.

Eso dicen (ríe)… Pero nosotros queremos seguir protegiendo esto.

Cuando se estableció con su familia en este asentamiento humano jamás pensó que se terminaría dedicando a esto.

Jamás. Cuando llegamos, mis hijos estaban pequeños y miraban cómo esto se iba poniendo verde; y como conocían Huancayo, extrañaban las zonas verdes y por eso subíamos constantemente. Es bonito tener un área donde uno puede pasar el día. No importa si está lloviendo, no importa si está cubierto por la neblina, ¡a nosotros nos gusta! Si ahora usted se toca la cabeza, va a sentir su cabello mojado por la humedad… Así es acá.

“Loma de Amancaes ha salido del anonimato gracias al grupo que aquí trabaja, a la difusión que estamos haciendo”

Los escolares son sus aliados para evitar que las invasiones tomen más zonas de Lomas de Amancaes.

Los niños son una esponjita que recepciona todo, por eso también estamos haciendo talleres de reciclaje. Con papel, con cartón, con plástico. El objetivo es que empiecen a ver, a valorar la situación, que entiendan por qué es que estamos haciendo esto.

Si le ponen tanto empeño a esto, ¿de qué viven? Tengo entendido que hay vecinas que se han ganado problemas en casa por venir a defender las lomas.

Yo vivo de mi pensión. Mi vecina Juana trabaja de lunes a viernes y viene aquí los fines de semana; mi hija, igual. La señora Trinidad es ama de casa. Así andamos. No tenemos el apoyo de ninguna entidad.

Es un sacrificio.

Lo es. Al comienzo fue duro, la familia no entiende: “¡Pero por qué sigues subiendo a ese cerro! Te vas a caer y romper los huesos”. El otro día le escuché a mi hijo decir que me den una pastilla para que duerma y así esté más en casa” (ríe)…

¿Qué responde cuando le dicen eso?

Que yo cumplo con mis deberes en casa: “Ahí está tu comida, ahí está tu ropa limpia, todo está listo. ¡Adiós!”.

 

Queremos conocer al Héroe de tu Barrio. Escríbenos a: contigo@enel.com

COMENTA