Dieta de invierno

Nuestro cuerpo necesita mantener su temperatura corporal, es por eso que en verano, si se calienta, transpira para enfriarse; y en invierno pide alimentos con energía para calentarse. Si la persona es activa físicamente, un poco más de energía no la afectará. Si es sedentaria puede ganar peso.

Las infusiones, caldos y bebidas calientes en general son unas buenas alternativas para evitar el frío sin ganar peso. Nos calientan y benefician en la medida que sean libres de azúcar y grasa y que hayan sido elaboradas con ingredientes naturales. El emoliente, por ejemplo, es una bebida que calienta el cuerpo y ayuda a controlar el colesterol en la sangre. El chocolate caliente -hecho de pasta de cacao y agua- es una excelente bebida de invierno.

Hay quienes sienten que su apetito es mayor en invierno. Esto se puede deber a falta de movimiento físico. Moverse, caminar, es otra estrategia saludable para que el cuerpo genere calor.

En caso surja el antojo de dulces ante al frío, una buena alternativa es optar por un puñado de frutos deshidratados con nueces. Esta combinación calma el ansia de dulce y nutre.

En esta estación además hay que evitar gripes y resfriados, por eso es clave mantener el hábito de consumir ensaladas y frutas frescas. ¡Ahí están todas las vitaminas, minerales y antioxidantes que nos protegen de las enfermedades! Cada día no debe faltar por lo menos una fruta rica en vitamina C (mandarina, naranja, kiwi, fresa, papaya…). Las ensaladas, por su parte, deben incluir al menos 4 tipos de diferente color, así obtendrás una mayor variedad de nutrientes.

Si bien las sopas son válidas, hay que determinar qué rol cumplen en la dieta. Un caldo, por ejemplo, calienta el cuerpo e hidrata, pero una sopa contundente, además de calentar e hidratar, alimenta. Más aún si incluye carnes, menestras, tubérculos y verduras.

Ya sabes: para combatir el frío y prevenir enfermedades respiratorias, se necesitan buena nutrición y actividad física.

 

¿Tienes un tema o un caso que te gustaría que tratemos en nuestra próxima columna? Escríbenos a contigo@enel.com

Sara Abu Sabbah

Graduada en Negocios Internacionales, fue ama de casa hasta que decidió hacer una segunda carrera –Nutrición- porque creyó que le sería útil para formar a sus hijos. No imaginó que ello la llevaría a la conducción del sintonizado programa “Siempre en Casa”, de RPP.

COMENTA