El autodiagnóstico, un error común

Me suele ocurrir: mis pacientes nuevos llegan ya con su propio diagnóstico. Hecho por ellos mismos, claro, en base a generalizaciones que creen ver en sí mismos. “Sufro depresión”. “Tengo ataques de pánico”. O, como si llevasen un cartel en el pecho, cual carta de presentación, proclaman: “Soy border”. “Soy ansioso”. “Soy antisocial”…

Estas calificaciones terminan generando estigmas que, en la mayoría de los casos, son errados.

Hay personas que, asumiendo que sus momentos de tristeza se presentan con mayor frecuencia e intensidad de lo usual, se autodiagnostican como depresivos. La depresión es un trastorno del ánimo caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, que además deviene en la incapacidad parcial o total para disfrutar de las cosas y acontecimientos de la vida cotidiana.

Los ataques de pánico que muchos se atribuyen porque sienten ansiedad o nerviosismo, son en realidad súbitas sensaciones de terror sin razón evidente. Durante un verdadero ataque de pánico se producen síntomas físicos muy intensos: taquicardia, dificultad para respirar, hiperventilación, temblores o mareos. Ocurren, además, en cualquier momento o lugar, sin previo aviso.

Están los que por tener un humor cambiante se llaman border. El trastorno de personalidad borderline se caracteriza por el sufrimiento propio y el que se genera en los demás, de manera física y emocional. Al dolor desgarrador se suman la inestabilidad en su sentimiento de identidad personal y en el control de impulsos y afectos.

Y a quienes se consideran antisociales por ser introvertidos o solitarios, debo decirles que este trastorno corresponde a los denominados psicópatas, personas con conducta criminal, que no sienten culpa ni remordimiento por sus crueles actos.

¿Está ahora más claro? Ya sabe: No se autoetiquete de manera errónea. Eso sí: si se ha identificado con algún rasgo descrito, busque orientación y ayuda profesional.

Judith Sandoval Alvarado

“Pareja saludable no es la que no tiene problemas”, esta es la premisa de esta psicóloga clínica especialista en terapia de adultos y parejas. También directora del Instituto Peruano de Psicoterapia Gestalt, brinda talleres en el Perú y en el extranjero.

COMENTA